Tu tienda de Balonmano

jueves, 9 de junio de 2011

Optimismo

Fotos : José Manuel de Buen para ASOBAL

Decía Reinhart Koselleck que cuando el cambio se acelera y el futuro se percibe muy distinto, el horizonte de expectativa se hace lejano. Mucho tiempo después, un muchacho de Pamplona, que no es historiador pero también sabe algo de la vida, dijo que para él la competición más importante es la liga porque, precisamente, a treinta partidos no suele haber sorpresas. Lo llamó regularidad. También se le escapó una perogrullada: Cuanto más arriba quieres estar, menos opciones le debes dar al fallo. Nuestro Koselleck del Arga aún se atrevió a lanzar otra idea, aquella que hace referencia a que no estamos solos en la escalada. Hay compañeros y no son de viaje, que llevan mucho tiempo en el lugar al que hemos llegado. Además, han dicho que no mueven. Serán los galones, me imagino.

En estos últimos seis años, perspectiva en mano, hemos alcanzado la cota más alta en el último intento. Eso es indiscutible, lo es porque lo dice el dato más objetivo que existe: El número de puntos conseguidos en total sobre una liga de dieciséis participantes. Además, cuatro puntos más que el anterior balance histórico que permiten alcanzar el límite psicológico de los cuarenta puntos. A tres puntos de la tercera plaza, a tres puntos. Pero será mejor que le pongamos a la cuestión sujetos, no abstracciones. El tercero ha sido el Ademar de León. El quinto ha sido el Balonmano Valladolid, a un punto, los mismos que normalmente ganaban en Zaragoza sin bajarse del autobús. Los mismos que este año cayeron en el cuerpo a cuerpo allí por Noviembre y en Huerta del Rey los salvó del pinchazo seis segundos y un obús. Del cuarto casi es preferible no hablar porque unas líneas no sintetizarían el concepto infinito de profesional que han reinventado los catalanes del Vallès. Sin embargo, en liga, sólo sacaron en claro un punto de cuatro en los enfrentamientos directos con los naranjas.

De acuerdo que no hemos jugado una competición europea, con lo que ello supone a nivel de competición. De acuerdo con que la liga ha vivido situaciones que acercan a la ASOBAL al nivel de un país bananero, lo cual no significa que el nivel haya sido menor que otros años, a mi parecer. Siempre hay equipos descolgados, este año ha sido el Alcobendas B (El A nos levantó un punto), otros años fueron Cangas o Almería. Igualmente que siempre ha habido equipos con problemas de cobro, no a los niveles dantescos que estamos sufriendo ahora, pero está claro que clubes que han hecho cuentas sobre la imaginación los ha habido y, desgraciadamente, los habrá. Aquí no hay teles autonómicas ni gobiernos prestos al rescate para continuar con las locuras. ¿Por qué haya equipos con la economía en la UCI le debemos quitar merito a la temporada del CAI? Que yo recuerde, juegan también. Más o menos condicionados, pero juegan. Y no salen a verlas venir (véase Granollers). Antequera nos fulminó de diez y no son una banda como se les pretendió pintar. Más se parecieron a ese concepto con la huelga aleatoria del partido de San Antonio. El Alcobendas que la primera vuelta, es decir, el Toledo de la segunda, casi nos amarga por partida doble. El Arrate tampoco las ha visto y le dió a Logroño en la cara allí en el Palacio de los Deportes. Granollers por si solo hace superficial este balance.


Igual va impreso en el carácter de esta tierra de promesas en forma de agua que escapa del secano, pero, sinceramente, a veces parece que nos fastidie hacer las cosas bien. Optimismo. Los datos lo dicen, el nivel del CAI Balonmano Aragón de la temporada 2010-11 han sido muy buenos, los mejores hasta el momento, a nivel de Liga. Aludir a que la liga tenía menor nivel o que la plantilla no ha dado lo suficiente de si creo que no utilizar una óptica correcta, en mi modesta opinión. Sin embargo, cuidado porque no se trata de ser el abogado de la defensa. Siempre se puede más, siempre, pero es utópico pedir, por ejemplo, que los quince jugadores que tienes en nómina rindan a su máximo nivel. Debe ser y es el objetivo del cuerpo técnico pero un equipo nunca vive en una burbuja aislada. Hasta Indurain dijo un día en Les Arcs que no podía. Hay jugadores que podían haber dado más. Sino lo han hecho, corresponde a los responsables analizar las causas y tomar decisiones pero no se puede hacer de ello una inducción que inutilice al entrenador y al equipo como conjunto. Los presupuestos y las plantillas no son directamente proporcionales a los resultados ya que, si así fuera, no haría falta jugar. El CAI ha estado, más o menos, en su lugar. Tal vez haberlo visto todo tan cerca pone el amargo en los labios pero no nos olvidemos de lo que hemos dicho… “cerca”. Muy cerca, golpe a golpe con ellos. Al final tres puntos, partido y medio. Más que en León o en Antequera, pienso en Torrevieja (imperdonable) o en Alcobendas. Pero esto es deporte, recordemos. Hemos acotado los fallos, que se lo digan al Ciudad Real.

Por cierto, ahora que dicen los agoreros que el barco se hunde, no nos olvidemos de dónde venimos y de lo que nos ha llevado hasta aquí, que no es poco. No conviene olvidar que somos arrieros, que los olvidos siempre son pactados. Con un treinta por ciento de presupuesto hay que echarle un treinta por cierto más de ganas y, de paso, reconocer la honestidad de Mainer y compañía cuando han decidido no hipotecar el proyecto del balonmano en Zaragoza. No debería ser algo fuera de lo común y por tano destacable pero todo sabemos que hace unos años, la sociedad en general, decidió ir al revés. Más de un cadáver y de dos ilustran estas palabras.


Mientras tanto, tiempo habrá de analizar en profundidad las mutaciones de la plantilla porque la rumorología supera con creces a lo concretado. Pero, siendo sinceros, la relación rendimiento- precio de Stankovic y Larsson era de todo menos positiva. Vigo es un central, con todas las letras, y lo de Humet huele a buen cocido. En mi opinión, hemos ganado. De la misma manera, si ambas salidas se confirman, no entiendo tanto lo de Prendes como que Mariano considere a Arrhenius un tercer pivote. Será cuestión del leitmotiv económico, o de ciclos, pero con dos pivotes no vamos a ningún sitio, al menos más alto del que estamos actualmente, porque, si, estamos a la defensiva, como todos, pero el progreso es parte fundamental de ese horizonte de expectativa. No es el momento de darnos motivos a nosotros mismos para ser pesimistas.







Fdo.: Álvaro Lombardo Sáenz.

9 comentarios:

El Espíritu de Magdeburgo dijo...

Buen artículo Álvaro. Una vez más.

amp dijo...

excelente análisis. enhorabuena!

Nachobal dijo...

Extraordinario. Cuando está todo dicho sobran palabras.

Sólo la duda, un 30 % del presupuesto como dices? creo que es un 30 % de reducción, es decir un 70 % del presupuesto.

Sobre todo subrayar lo del pivote (Val, Arrenius y García), que nos hace falta un extremo de gran calidad diestro (nikcevic... aunq sea sino ortigosa o reig) y que para mi el rendimiento de Gabor tb hace q requiramos otro lateral diestro de su precio y grandisima proyección. El mejor.. David Rasic

Humet, Vigo, Rasic, Nikcevic o Reig y García (5) Mejor equipo q el año pasado y un 30% más barato

El Espíritu de Magdeburgo dijo...

Son jovenes los fichajes, es verdad. Como koven era hace dos años Jorge cuando apareció por aqui hace dos años en su presentación para irse rápidamente a jugar el Mundial Junior. Ahora Humet y García eepiten en las mismas circunstancias. Ojala repitan exito.

Anónimo dijo...

Si me refería a un 30% menos de presupuesto, es decir, un 70% respecto al año pasado

Anónimo dijo...

esperemos que tanta juventud pueda soportar la presión de 2 competiciones del nivel de liga y recopa

Nachobal dijo...

Alguien sabe a que hora es la rueda de prensa? No sale en ninguna parte

tsmgo dijo...

Hacia dias que no habia un comentario asi, felicidades

Sigamos por estos caminos

El Espíritu de Magdeburgo dijo...

Se nota que además de tener criterio, Álvaro es un deportista, lo que le permite realizar una crítica con un respeto exquisito.

Comparto muchas cosas de lo dicho por él, sobre todo la admiración que merecen nuestros rivales de Granollers por lo hecho este año, y el sentido de realidad optimista que destila todo el artículo. Yo también creo que la que es nuestra afición atraviesa un momento dulce de la que debemos disfrutar todos.